4 lugares que visitar en Praga

El corazón de Europa, Praga, se ha quedado con mi corazón. Esta ciudad dorada puede fácilmente ser la más bonita ya que refleja una postal perfecta cuando se habla del viejo continente, y es que el casco antiguo de la ciudad mantiene una atmósfera medieval y una esencia genuina de una ciudad que ha sido testigo de momentos importantes en la historia del continente.

Pero no se trata solo de eso, resulta que Praga inspira romanticismo, un estilo de vida bohemio y cierta magia que no podrás encontrar en cualquier otro destino.

Te invito a que juntos disfrutemos este recorrido por cuatro de los lugares que más me cautivaron de mi viaje por la capital checa.

1* Plaza de la Ciudad Vieja

Vista nocturna de la Plaza

Lo que inicialmente comenzó como un mercado callejero a mediados del siglo X -sí hace muchísimo tiempo- ahora sirve como el centro de encuentro de grandes acontecimientos en la República Checa. Un espacio donde los locales comparten a menudo con sus familias y los turistas descubren la belleza de una ciudad que tiene mucho por ofrecer. Es tan diversa que por un lado puedes admirar arquitectura gótica en la iglesia de Nuestra Señora de Týn, y por otro lado admirar arquitectura barroca en la iglesia de San Nicolás.

Pero el mayor atractivo está en el edificio del ayuntamiento ¿y qué tiene de especial? Es fácil, si miras hacia la pared sur de la torre podrás ver el reloj medieval más famoso del mundo; el Reloj Astronómico. Este reloj tiene tantos elementos mecánicos que puede correr el tiempo con velocidad mientras te deleitas con cada uno de ellos. Y sì prefieres asombrarte con una vista especial de la ciudad, por 130 coronas -poco más de 5 euros- puedes ver una panorámica espectacular desde la torre del reloj.

2* Puente Carlos

Asegurate de tener una mente abierta y prepárate para el misticismo. Nos adentramos al Puente Carlos, un lugar repleto de infinidades de leyendas, incluso antes de que fuera puesta la primera piedra. Creado en el siglo XIV, este puente fue erigido por un rey con la intención de que durase más de mil años, y vaya que lo está haciendo bien. Aquí se han librado batallas, ha resistido las crecidas del río Moldava y hasta mediados del siglo XX circulaba transporte, además cuentan algunos que tus deseos se pueden cumplir si pides en el lugar correcto, y al caer la noche te puedes llevar un pequeño susto de alguna de las estatuas que flanquean el puente, bueno, es lo que cuentan. Pero no te confundas, el atractivo del puente es su belleza. Como dijimos más de treinta estatuas barrocas se posan a los costados del puente, y además su calzada de piedra y su panorama de torres góticas, hacen que este lugar sea uno de los monumentos más hermosos del mundo.

Aquí estoy apoyado en el puente

3* Torre de la Pólvora

Continuando con nuestro recorrido, un lugar que no puede faltar en tu visita a Praga es la Torre de la Pólvora. Un imponente edificio de arte gótico que en algún momento sirvió como una puerta de entrada a Ciudad Vieja. Lo primero que llamará tu atención cuando te acerques a la edificación será el gran arco que conduce a ella. Sin embargo, su mayor encanto yace en el interior. Detente. Para entrar debes pagar un pase por 75 coronas -poco más de 2 euros-. Al subir por su escalera de caracol podrás observar estatuas de los diferentes reyes de Bohemia, y si sigues subiendo, en el segundo piso podrás ver numerosas estatuas de la virgen. El esplendor final lo hallarás en la cúspide de la torre donde podrás disfrutar de unas vistas maravillosas de la ciudad, algo que no deberías perderte por nada del mundo.

4* Castillo de Praga

El Castillo de Praga visto desde el otro lado del Puente de Carlos

Si pensamos en un castillo lo primero que se nos viene a la mente es una edificación enorme, fortificada, con varias torres, puentes y demás, pero lo cierto es que al visitar el Castillo de Praga te encontrarás con un panorama completamente diferente. El Castillo de Praga es una ciudadela, un complejo amurallado, con una catedral, casas, torres, plazas, galerías de arte y hasta un Palacio Real, así que tu visita prácticamente se desarrolla por completo al aire libre.

El complejo sigue manteniendo su estilo medieval a través de los siglos y lo puedes ver en el interior del Callejón del Oro donde se muestra, a modo de museo, como eran la vida en aquel entonces. También puedes distinguir con agrado la magnificencia de la Catedral de San Vito o deleitarte en la bóveda de la sala Vladislav del Antiguo Palacio Real, donde hace cientos de años se realizaban torneos de caballeros.

Praga es sinónimo de historia y fue la cosmópolis del medioevo. Es por excelencia uno de los lugares predilectos de los turistas europeos y estoy seguro que tu viaje por estas tierras será tan placentero que desearás volver cuanto antes.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*