6 lugares de Berlín que debes conocer

Berlín, la capital de Alemania. Cuanta historia y cuanta cultura yace en nuestro andar por esta magnífica ciudad. Sólo mencionarla rememora el centro del poder de una nación que alguna vez fue un vasto imperio, y que dominó a placer y a sus anchas una gran cantidad de regiones a través de varias generaciones, y de maneras muy diferentes, dejando un legado, que por más cruento que sea, no puede ser borrado de sus pasajes, ni de la memoria de quienes la habitan.

En mi recorrido por Berlín pude distinguir lugares tan espectaculares que pensé en el atrevimiento de querer compartirlo contigo, ya que si no la has visitado y está en tus planes, tengas la oportunidad de recibir una pequeña guía, sin embargo si ya has ido, espero me acompañes en este recorrido y recordemos juntos la esencia de esta ciudad.

Te presento entonces los seis lugares que debes visitar en Berlín:

6* Campo de Concentración de Sachsenhausen

Quizás no es el lugar más idóneo para comenzar un recorrido, ni tampoco uno que debiera existir, sin embargo está, allí, a las afueras de la ciudad, en Oranienburg, y es un recuerdo del trágico pasado que dejó la Alemania nazi, y está allí para que esos errores de antaño no se repitan.

La entrada es gratuita, pero si quieres tener una experiencia completa y poder entender la razón de ser de cada lugar en el interior del Campo, lo recomendable es contratar a un guía; él te explicará a detalle lo duro y cruel que fue para un prisionero su permanencia allí.

En el Campo de Concentración de Sachsenhausen conoceremos el patio de formación, los barracones, la cocina, las celdas de castigo, la sala de autopsias e incluso los crematorios. Una muestra amplia de las atrocidades que cometieron los nazis.

5* La Puerta de Brandenburgo

La Puerta de Brandenburgo ha sido testigo de la historia no sólo alemana sino europea. Por aquí pasó el imperio napoleónico, se erigió el régimen nazi y se dio inicio al fin de la Guerra Fría. Para los alemanes, este lugar es sinónimo de reencuentro, esperanza y victoria. Es una parada obligatoria si decides visitar esta ciudad, así que no puedes decir que estuviste en Berlín y no tener una foto aquí.

La Puerta de Brandenburgo, la única en pie de las 18 que había en la ciudad, fue epicentro de mucho dolor en el pasado y ahora es caja de resonancia de múltiples eventos que suceden a su alrededor. Es imponente, majestuosa, y resulta ser bastante atractiva cuando cae la noche con su juego de luces, haciendo brillar las columnas y la cuadriga que yace en la cima a más de 20 metros de altura.

4* Isla de los Museos

El centro artístico de Berlín se encuentra en este lugar. Situada junto al río Spree, la Isla de los Museos, es quizás el complejo de museos más grande y con la mayor colección en todo el mundo. El lugar alberga cinco interesantes museos, y allí podrás ver absolutamente de todo. Arte griego, egipcio, romano, etrusco, bizantino, clásico, neoclásico; en fin una amplia variedad de elementos que seguro disfrutarás, y para ello necesitas un pase, un pase que puedes conseguir en línea y te da acceso completo al complejo, aunque para entrar a algunos museos deberás hacer fila, por lo que ingresar puede demorar más de lo planeado.

Pero mientras reservas tu lugar, puedes tomarte algunas fotos impresionantes en el Lustgarten, un parque público muy bonito y majestuosamente bordeado por aquellas grandes estructuras arquitectónicas. Y si lo tuyo no es la espera, también puedes vislumbrar las gigantescas esculturas que se imponen en las fachadas de cada uno de los museos.

3* El Monumento al Holocausto

También conocido como el monumento a los judíos de Europa asesinados, este lugar es uno de los más emblemáticos de la capital alemana. Al principio te parecerá que más de dos mil bloques de hormigón de diferentes tamaños no tienen sentido en este amplio terreno, pero a medida que te adentras hacia el centro de este laberíntico lugar percibes el mensaje que buscaba transmitir su creador, uno que te desorienta, te confunde, y te hace sentir incluso claustrofobia, porque este lugar te aisla de todo el entorno, te sumerge en un silencio profundo y te lleva a reflexionar sobre aquel holocausto judío, porque es necesario el recuerdo para que un evento así no vuelva a ocurrir.

2* El Barrio Judío

En tu paso por Berlín no puede faltar un recorrido por el Barrio Judío. Scheunenviertel, como lo conocen los locales, es un barrio lleno de vida, con montones de tiendas de todos los tipos, cafeterías y galerías de arte. En este lugar se puede decir que comenzó la Segunda Guerra, porque fue aquí dónde ocurrió La Noche de los Cristales Rotos, y si bien no es mi plan darte un repaso de historia, las calles y los patios por sí mismo te lo harán saber. Después de la Guerra Fría, varios artistas ocuparon algunas edificaciones en mal estado y dotaron a la ciudad de una corriente cultural alternativa, y el Barrio Judío es el centro de todo este movimiento cultural. Un espacio donde adultos y jóvenes podrán compartir una tarde amena entre colegas, disfrutando quizás de una ópera al aire libre, o una exposición de arte moderno.

1* East Side Gallery

Si hay algo que viene al inconsciente colectivo cuando se habla de Berlín, es el Muro. Un Muro que separaba la ciudad, sus habitantes y su forma de vivir en dos. El Muro, por supuesto, ya no existe; Alemania es una ahora. Pero un fragmento del Muro fue trasladado de su posición original al distrito de Friedrichshain-Kreuzberg, y allí los bloques de hormigón de más de 2 metros de altura y más de 1 kilómetro de largo se convirtieron en la galería de arte callejero más representativa de toda Europa. Varios artistas tomaron la iniciativa de representar diversos murales conmemorando la libertad que en algún momento les fue arrebatada y las sensaciones que les produjo la caída del Muro.

Este espacio se volvió quizás el mayor atractivo turístico de Berlín, y por ello, tras el Muro encontraremos diversas terrazas de gran tamaño, que además intentan imitar la playa aprovechando su cercanía al río Spree, y allí pasar un momento tranquilo y de serenidad.

Berlín tiene infinidades de cosas por ofrecer, no basta con conocer únicamente estos lugares, pero como mencioné anteriormente, estos fueron los que más me sedujeron. No lo puedo negar, soy un chico que adora el arte y la historia por igual, y me gusta combinar estos elementos con mi estilo de vida.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*