¿Qué hacer en una escapada de 24 horas en Viena?

Como parte de mi viaje por Europa Central, tuve que explorar 24 horas en Viena. Si también tienes poco tiempo disponible, esta es la forma de aprovechar la capital austriaca al máximo.

Antes de comenzar el recorrido, debes saber que parte de cumplir esta guía se basa principalmente en tener una estructura bien organizada, y aunque Viena cuenta con una amplia cantidad de sitios de interés, aquí solo te reseñaré una selección de los lugares más imprescindibles que debes y puedes ver en apenas 24 horas.

Las 24 horas son ajustadas, pero si usas tu tiempo correctamente, aún puedes tener una excelente experiencia de viaje en la ciudad. ¡Esto es lo que hice y esto es lo que te recomiendo hacer si solo estás de paso!

Este viaje lo documenté por videoblog en mi Instagram stories, así sígueme en Instagram si no te quieres perder ningún viaje.

Desayuno en el Café Central

Cafe Central fue una vez el lugar de encuentro de revolucionarios, psicoanalistas, escritores y poetas famosos. Ubicado en un hermoso edificio neo-renacentista en el distrito de la capital austriaca llamado Palais Ferstel, en Cafe Central puedes tomar un café tradicional y degustar de magníficos dulces. Toma asiento y maravíllate con la intrincada decoración de mármol en el techo. La grandeza te dejará sin aliento.

Este lugar sigue seduciendo a una gran cantidad de personas con sus deliciosas creaciones culinarias y especialidades tradicionales de café. Tu desayuno será aún más placentero mientras escuchas de fondo unas bellas melodías en piano.

Catedral de San Esteban y Casco antiguo

Inmediatamente después del desayuno, no puede faltar tu recorrido al Casco antiguo de Viena, lugar donde se encuentra la mayor parte del patrimonio cultural y arquitectónico, pero lo más emocionante es subir a la Torre Sur de la Catedral de San Esteban para disfrutar de unas vistas panorámicas espectaculares de la ciudad.

¿Sabías que fue en este lugar donde el célebre Mozart realizó su boda? Es un buen dato a  tener en cuenta cuando te adentres a esta hermosa estructura.

Al salir, recorre el exterior de la iglesia barroca de San Pedro, pasea por la calle peatonal Graben y finalmente termina tu caminata en la Michaelerplatz frente al impresionante palacio imperial, el Hofburg, y es allí a donde nos dirigiremos a continuación. Desafortunadamente, dado que solo es un recorrido de un día, no va a haber tiempo para visitar sus mayores atracciones: el Museo Sisi, los Apartamentos Imperiales y la Colección de Plata, pero bueno, esa es una gran razón para visitar Viena en otra oportunidad.

Un almuerzo rápido en Naschmarkt

Naschmarkt, es el mercado más popular y conocido de Viena. Allí podrás encontrar de todo, desde quesos y carnes vienesas tradicionales hasta comida internacional, frutas y verduras frescas, lo típico en un mercado. Sin embargo, para continuar con nuestro recorrido es necesario que repongas tus energías, y esta es una buena opción para ello.

Pero si buscas algo más representativo de Austria para almorzar, puedes acercarte hasta el el icónico Bitzinger Würstelstand am Albertinaplatz (sí, ya sé que es un poco difícil de pronunciar) frente al Museo Albertina en donde podrás disfrutar la famosa salchicha vienesa. Rellenas de queso o picantes, picadas o en una baguette, con salsa de tomate o mostaza, en fin una amplia variedad de presentaciones para todos los gustos, y un almuerzo rápido y delicioso.

Palacio Schönbrunn

Avanzamos rápidamente al Palacio Schönbrunn, uno de los lugares que realmente no te puedes perder. Tan pronto como veas este palacio amarillo gigante, te perderás en él. En primer lugar, comienza caminando por los espectaculares jardines que conducen al palacio. La siembra perfectamente simétrica y los grandes caminos hacen un hermoso paseo.

Al visitar la magistral estructura, tiene varias opciones diferentes para las entradas. Por ejemplo, el Imperial Tour te llevará a través de 22 habitaciones con una audioguía por un poco más de 6 euros, mientras que el Grand Tour te llevará a través de 40 con un costo de 17. La audioguía cuenta la historia detrás de cada habitación. Lo mejor es que el recorrido se puede hacer fácilmente en una hora.

Tarde de Ópera

Viena es una ciudad con una historia musical muy rica, y en la actualidad esa no es la excepción. Aquí se desarrollan quizás las mejores actuaciones artísticas y culturales en todo el mundo. Y como tú no te vas a perder de esta gratificante experiencia, te recomiendo visitar el Teatro de la Ópera y disfrutar de alguna presentación, donde es habitual conseguir entradas a un buen precio.

Imagina llegar a casa y contar que pudiste ver una actuación alucinante de ópera de Viena. Sin duda será uno de los mejores momentos dignos de relatar una y otra vez. Admito que lo mío no es precisamente la ópera, pero es algo que vale la pena disfrutar.

Un día puede ser suficiente para comprender lo que realmente significa esta ciudad. ¡Solo tienes que usar tu tiempo de la forma adecuada!

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*